El Auge del Cuantitativo, no solo en Finanzas.

STEM un perfil en alza.

    

Alfonso García

La definición de los nuevos activos financieros es cada vez más compleja. Sus simulaciones requieren una fuerte capacidad analítica además del uso cuidadoso de herramientas como EXCELL, MATHLAB o PHYTON. No es extraño que el cliente comprador firme que lo ha entendido todo, a parte de su conformidad. Los perfiles cuantitativos son los más apreciados en el sector. Las Maestrías (Masters) en Finanzas, no ajenas a la demanda, se vuelcan y priman los aspectos, metodología, y herramientas cuantitativas. No es infrecuente encontrar matemáticos, físicos o ingenieros siguiendo estos cursos.

Después de la última crisis financiera se han querido ver a nivel gubernamental y corporativo fallos en su posible predicción. ¡Cómo pudo ocurrir  sin que nadie lo avisara antes! No es del todo cierto, también habría que ver la capacidad de persuasión de los analíticos con las direcciones ejecutivas. No hace falta recordar la famosa carta de los Inspectores del Banco de España, saltándose incluso el protocolo jerárquico, al Ministro de turno. Nadie quiere que se repita una crisis de esa envergadura pero si así fuera  que al menos salten las alarmas con suficiente antelación. Una exitosa compañía de seguros solicita estos días un “Modelizador de Riesgos Catastróficos”. Los departamentos de planificación de la demanda, de riesgos, y de predicción en general se han fortalecido.

Coincide en esta idea del  auge  cuantitativo Steve Shreve en su reciente artículo “Careers in Quantitative Finance”  https://www.quantstart.com/articles/Careers-in-Quantitative-Finance.

Cita a su vez un artículo de Ryan Sheftel ( Jefe de comercio automatizado de Bonos del Tesoro del Creditt Suisse)  en el New York Times. Cuenta Ryan los requisitos de los ejecutivos en su departamento: financieros, estadísticos, de modelización matemática y de programación. Steve nos habla del nuevo perfil exigido a los aspirantes a cursar algunas maestrías de finanzas en USA : STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics).Concretamente piden suficientemente base en :Cálculo de Varias Variables,  Ecuaciones Diferenciales, Algebra Lineal, Cálculo de Probabilidades, Inferencia Estadística, Análisis de Datos y programación en un lenguaje orientado a objeto.

También en la misma línea está el artículo de Laura Tucker : “What Can You do with mathematics Degree? http://www.topuniversities.com/student-info/careers-advice/what-can-you-do-mathematics-degree

Algunas Universidades han creado ya  grados en Finanzas Cuantitativas. Otras ofrecen una especialidad del grado de exactas. En USA han ido más lejos con las citadas siglas y hablan de técnicos de grado medio, graduados, y doctores STEM.

A nivel de secundaria el STEM no es otro que nuestro bachillerato Científico/Tecnológico. Faltaría alguna asignatura de programación a nivel de las Matemática, Física, Química, Biología y Dibujo Técnico. En cambio en el grado ADE o ECONOMICAS no cumpliríamos el nivel matemático o informático  desglosado antes. Con una sola asignatura de matemáticas, a parte de las estadísticas, es difícil cubrir el cálculo de varias variables y las ecuaciones diferenciales. Está claro que no todos los estudiantes de estos grados van a ser financieros, pero no es menos cierto que algunos si lo van a ser y habría que, de forma optativa, ofrecerles estas materias. No es el caso de los licenciados de planes de estudios anteriores que cursaban hasta cuatro matemáticas sin contar las estadísticas.

El tema que tratamos es algo más general y también alcanza a los Ingenieros. En un artículo del ABC del 25/04716 se pone de manifiesto la escasez de vocaciones para Ingeniería e Informáticos. La cuestión da para mucho y simplificarlo puede perjudicar la búsqueda de soluciones. Dice en ese artículo la Vicerrectora de la UPM: ”Hay que cambiar la docencia de la matemáticas y de la física. No hay que hacerlas hostiles porque no lo son. Con la Fundación Universidad-Empresa estamos haciendo talleres con niños y cuando les hacemos jugar con las matemáticas… les encantan”. Me temo que, al menos en parte, canibaliza la tarea de  los esforzados profesores. El Informe Cockcroft (1982) ha sido elogiado y muy respetado en este campo de la enseñanza de las matemáticas. En su Pag. 87 de la edición en español  que editó el MEC (Ministerio de Educación y Ciencia) en el 1985 se dice: ”las matemáticas es una asignatura difícil de enseñar y difícil de aprender”. No indica el camino metodológico perfecto pero sí algunas pautas de obligado cumplimiento. El juego con los alumnos no está entre ellas. Creo que muchos estaremos de acuerdo que lo primero es la libertad de cátedra y según ella si el profesor cree que hay que jugar se juega. También dice el Informe que el mismo método no sirve para dos grupos distintos y aún en el mismo grupo con dos profesores diferentes.

El enfoque de los últimos años respecto a esta asignatura es empírico y muy ligado a resolución de problemas, incidiendo en casos reales. Se ha huido de planteamientos abstractos o rigoristas. Es probable que muchos estudiantes de bachillerato ignoren la diferencia entre demostrar y probar. Con este planteamiento se intentó dulcificar la asignatura. Con la misma idea se redujo el número de horas semanales a los 15 y 16 años  estableciendo que fueran tres. Que las cosas no han ido suficientemente bien parece claro porque no tenemos candidatos de perfiles STEM.

Hace 30,40 ó 50 años no teníamos esta carencia. ¿Eran los profesores mejores? Sin duda eran muy buenos pero me temo que jugaban poco en clase con los alumnos.