Papel,Tinta y Codos


El artículo de Alex Krishtop :Why education should never become business

me ha gustado tanto que aparte de felicitarle me he animado a cargar mi waterman. De estas cuestiones importantes sólo escribo sobre papel y con la mayor solemnidad en las formas.

Alex habla del viejo estilo de educación, el que él y otros muchos recibimos. Este viejo estilo lo caracteriza por el gran protagonismo que se da a la libertad del que aprende. Se le indica el camino , se le explica lo fundamental y … adelante que tu puedes.

Nos dice Alex que actualmente los papeles del profesor/alumno se han intercambiado . Ahora es el alumno el que dice al profesor cual es el camino , o sea el nuevo estilo.

Este camino no es otro que el dar todo bien masticado, listo para ser metido en la cabeza y para responder a las preguntas del examen.

Las consecuencias del feliz método según el citado autor no se han hecho esperar. Hedge Funds que no hacen mas que perder dinero. Ejecutivos financieros con incapacidad de relacionar y adaptar lo aprendido a nuevos escenarios,etc.

También nos hace una crítica a la titulitis. Vamos,Vamos no me ponga muchas pegas que necesito otro título para adornar el C.V. Las compañías por otro lado desconfían cada vez mas de los títulos y preguntan que se sabe de verdad.

El viejo sistema se fundamentaba , al menos en matemáticas, en indicadores muy prosaicos : papel, tinta y codos .Cuanto más de cada uno de ellos , normalmente los resultados eran cada vez mejores.

Este modelo tan alabado aquí también tenía sus servidumbres. Requería de grandes maestros. Tenían que saber mucho,saber trasmitirlo,ser claros en las explicaciones y por supuesto ofrecer ayudas como apuntes,problemas,casos de estudio,bibliografía,etc.

Había muchos que practicaban el viejo estilo y lo destrozaban. No sabían mucho pero eso si creían saberlo todo. Otros sabían pero se explicaban mal y tampoco escribían con claridad o no escribían . También los había que todo lo inventaban porque al parecer no había un sólo libro en el que viniera algo de lo que explicaban.

Lo mejor del viejo estilo no eran los conocimientos que se adquirían que eran muchos, sino lo que quedaba dentro. La capacidad de relacionar, de razonar, de estimar, de postular o incluso de inventar . A base de practicar con el silogismo y el método empírico termina uno sabiéndolo aplicar en otros entornos que en el futuro van aparecer con seguridad.

El nuevo estilo es mucho mas confortable para todos. El profesor no necesita saber demasiado de lo que explica, justo lo que va a caer en el examen. Igualito que el alumno. Eso si hay que ofrecer los conocimientos listos para su entrada en las mentes. No se debe requerir cocina alguna por parte del alumno en ese devenir. Tampoco se puede salir del justo ámbito de lo que se le va a preguntar en el examen.

Advierte Alex , y con razón , que la crítica no tiene que ver con el uso del canal digital , cursos online , o la interactividad actual. El problema está en el modelo no en el uso de la pizarra clásica, la digital , la tablet, el cuaderno , el iphone o lo que sea.

Creo en la Libertad de Cátedra como criterio a seguir sobre la elección del modelo pero sólo con ella no resolveremos mucho. Debe basarse en un precepto anterior : La Idoneidad en la selección del profesorado. En la enseñanza pública esto se entendió muy bien durante muchos años con las Oposiciones Libres. Ahora también en esto hay un nuevo estilo.

Finalmente a los padres, no lo olvidéis para vuestros hijos , lo mejor:


papel,tinta y codos!